Nuevas recetas

Proyectos de la Casa Blanca vetan la versión de la Casa Blanca de la Ley Agrícola

Proyectos de la Casa Blanca vetan la versión de la Casa Blanca de la Ley Agrícola


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Declaración reciente de la Casa Blanca critica los recortes de la legislación a SNAP

El proyecto de ley agrícola ha sido una fuente creciente de controversia en las últimas dos semanas, y ahora la Casa Blanca está interviniendo. aprobado en el Senado el 10 de junio, con una gran victoria de 66 a 27, se especula cada vez más sobre si le irá igual de bien en la Cámara. Ayer, Política de acción alimentaria organizó una conferencia sobre la legislación, donde el chef Tom Colicchio y otros activistas de alimentos citaron los recortes problemáticos que el proyecto de ley hace al Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP), también conocido como cupones de alimentos. En una declaración reciente, la Casa Blanca expresa el mismo descontento.

Según la administración Obama, el “proyecto de ley propuesto hace recortes profundos e inaceptables en SNAP, lo que podría aumentar el hambre entre millones de estadounidenses que luchan por llegar a fin de mes, incluidas familias con niños y personas de la tercera edad”. El plan de cinco años recortaría $ 2 mil millones anuales del programa de cupones para alimentos.

La Casa Blanca dice que si se van a hacer recortes tan importantes, deberían provenir de los subsidios agrícolas, como el seguro de cosechas: "La administración espera trabajar con el Congreso para lograr seguros de cosechas y ahorros en productos básicos".

Se han presentado más de 220 enmiendas a la legislación, que es programado para llegar al piso de la Cámara para una votación a fines de esta semana.


Congreso, Bush prevaleciente, bloquea recortes salariales para médicos

WASHINGTON - El presidente Bush vetó el martes un proyecto de ley que protegía a los médicos de un recorte salarial de Medicare, pero ambas cámaras del Congreso anularon rápidamente el veto con grandes mayorías bipartidistas, por lo que el proyecto de ley ahora es ley.

La votación en la Cámara fue de 383 a 41, con 153 republicanos desafiando al presidente. En el Senado, la votación fue de 70 a 26, con 21 republicanos votando para anular.

El proyecto de ley obtuvo más apoyo el martes que cuando se aprobó por primera vez. El recuento en la Cámara el mes pasado fue de 355 a 59, con 129 republicanos votando a favor de la aprobación. El voto crucial en el Senado fue de 69 a 30, con 18 republicanos que votaron a favor.

La medida es el cuarto proyecto de ley que se promulga tras el veto del presidente, y dos de ellos eran proyectos de ley agrícolas.

Bush se ha salido con la suya en muchos asuntos de seguridad nacional y extranjera, obteniendo dinero para la guerra de Irak, persuadiendo al Congreso para que apruebe una nueva legislación sobre escuchas telefónicas y evitando restricciones sobre técnicas de interrogatorio duras como el submarino.

Pero los demócratas han ganado la delantera en muchos asuntos internos, aprobando un proyecto de ley de proyectos de agua sobre el veto del presidente y obligando a la Casa Blanca a aceptar nuevos beneficios educativos para los veteranos que lucharon en Irak y Afganistán.

Después de experimentar muchos reveses en la legislación de salud en los últimos años, los demócratas se regocijaron con una contundente victoria el martes.

La votación "renueva la luz de la esperanza para aquellos que más necesitan nuestra ayuda, las personas mayores que dependen de Medicare", dijo el senador Harry Reid de Nevada, el líder de la mayoría.

La presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi de California, dijo: “Las organizaciones de personas mayores y los grupos de discapacitados apoyan esta legislación. Casi todos los grupos que brindan atención médica en nuestro país apoyan esta legislación, excepto uno, que es parte de la industria de los seguros médicos. Supongo que el presidente está votando con ellos y no con las personas mayores de Estados Unidos ".

La dinámica política fue ilustrada por la representante Marilyn Musgrave de Colorado, una republicana conservadora que se jactó de que estaba votando en contra de los deseos de su partido. “Me enorgullece continuar mi lucha contra la Casa Blanca en nombre de los médicos y las personas mayores de Colorado”, dijo la Sra. Musgrave. Las votaciones del martes pusieron fin a una larga serie de victorias para la industria de los seguros médicos.

En su mensaje de veto, Bush dijo que se oponía al proyecto de ley porque recortaría los pagos federales a los planes Medicare Advantage y ralentizaría el crecimiento de dichos planes, ofrecidos por las compañías de seguros como alternativa al Medicare tradicional.

"Apoyo el objetivo principal de esta legislación, prevenir reducciones en los pagos médicos", dijo Bush. "Sin embargo, quitarle las opciones a las personas mayores para pagar a los médicos está mal".

Muchos estudios independientes han encontrado que los planes privados, vendidos por aseguradoras como Humana y UnitedHealth, le cuestan al gobierno más por persona que el Medicare tradicional. Pero Bush dijo que reducir los pagos a los planes los obligaría a "reducir los beneficios para millones de personas mayores".

El proyecto de ley también establece estándares estrictos para la comercialización de planes privados, para reducir las tácticas de venta de alta presión que han provocado quejas de los beneficiarios y los reguladores de seguros estatales.

El objetivo principal del proyecto de ley es cancelar un recorte del 10,6 por ciento en los pagos de Medicare a los médicos que entró en vigor el 1 de julio.

Las disposiciones del proyecto de ley poco notadas reducirían el copago del beneficiario por los servicios de salud mental y aumentarían la asistencia a las personas de bajos ingresos que tienen Medicare. Además, el proyecto de ley retrasaría un programa de licitación competitivo para proveedores de equipos médicos como tanques de oxígeno y sillas de ruedas eléctricas.

La competencia "debe expandirse, no disminuir", dijo Bush.

La Asociación Médica Estadounidense y AARP, el grupo de defensa de los estadounidenses de edad avanzada, presionaron a favor del proyecto de ley, inundando a los miembros del Congreso con mensajes de advertencia de que sería menos probable que los médicos acepten pacientes de Medicare si se reducen sus tarifas.

Cuatro senadores republicanos cambiaron de bando y votaron a favor del proyecto de ley el martes. Los senadores, Christopher S. Bond de Missouri, Richard G. Lugar de Indiana y Thad Cochran y Roger Wicker de Mississippi, habían votado en contra de la consideración del proyecto de ley en tres ocasiones anteriores.

La representante Lois Capps, demócrata de California, dijo que el veto mostraba que Bush "preferiría sentirse cómodo con sus amigos en la industria de seguros que mejorar el acceso a la atención médica para las personas mayores y las personas con discapacidades".

Pero el representante Jim McCrery, republicano de Luisiana, dijo que el proyecto de ley "simplemente patea el camino" y no corrige fallas fundamentales en la fórmula para pagar a los médicos. En 18 meses, dijo McCrery, los médicos enfrentarán un recorte del 20 por ciento en sus pagos de Medicare.


La Ley Agrícola y el Libre Comercio

Los presidentes no suelen vetar las leyes agrícolas. Pero ahora el presidente Bush parece decidido a cumplir su amenaza de rechazar la monstruosidad agrícola de casi 300.000 millones de dólares que avanza en el Congreso.

En noviembre, la Casa Blanca amenazó con vetar la legislación porque, además de los habituales proyectos de barril de cerdo, contenía subsidios que distorsionan el comercio. Estos sembrarían el caos en nuestros acuerdos internacionales y tal vez llevarían a que se cerraran los mercados a los productos estadounidenses.

El Congreso no ha eliminado los subsidios ofensivos, incluso cuando una conferencia de la Cámara y el Senado ahora están dando los toques finales al proyecto de ley. Eso deja a Bush con dos opciones: revelar que lanzó una amenaza vacía o hacer uso de su poder de veto.

Este proyecto de ley agrícola sería, como algunos han señalado, el más costoso de la historia. Bush lo llamó "masivo e hinchado". El precio de la factura agrícola anterior en 2002 era de menos de $ 200 mil millones. Hoy es casi un 50% más alto. Esto llega en un momento en que, como señala un informe reciente de la Oficina de Administración y Presupuesto, la economía agrícola "nunca ha sido más fuerte" y no hay necesidad de aumentar los apoyos y subsidios "para las personas que se encuentran entre el 2% más rico de los estadounidenses". como harían los subsidios del Congreso.

La prudencia fiscal por sí sola dicta que la ley agrícola se reduzca a lo esencial. Pero sus subsidios que distorsionan el comercio también tienen el potencial de ser disruptivos y destructivos para nuestra economía.


Comprensión de vetos, amenazas de veto y SAP # 038

En esta publicación de antecedentes, explico cómo funcionan los vetos y las amenazas de veto y qué es un SAP. Es un artículo que acompaña a uno sobre la situación actual: los asesores principales vetan la amenaza del proyecto de ley Boehner.

Antes de llegar a vetar las amenazas, debemos comprender qué es un SAP.

SAP: Declaración de política de administración

A Declaración de política de administración, o SAP, es un documento formal elaborado por la Oficina de Gestión y Presupuesto que expresa las opiniones oficiales de la Administración sobre un proyecto de ley.

  • Un SAP puede tener unas pocas frases o varias páginas.
  • Un SAP se aplica a una versión particular de una factura en particular.
  • Un SAP se aplica a una factura que se está considerando en el piso de la Cámara o el Senado. Cuando la Administración proporciona información formal por escrito sobre un proyecto de ley en una etapa anterior del proceso (como cuando está en un comité), esa información generalmente toma la forma de una carta de un alto funcionario de la Administración (p. Ej., Un secretario del gabinete o un asistente superior de la Casa Blanca ) al presidente de la comisión correspondiente.
  • OMB lanza el SAP justo antes de que el proyecto de ley llegue a la Cámara de Representantes o al Senado.
  • Un SAP no está firmado y está escrito "para el mundo", algo así como un comunicado de prensa. No hay ningún campo "De:" o "Para:" en un SAP.
  • Una carta, por ejemplo, del Subsecretario de Política Tributaria al presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, probablemente solo se aplicaría a una parte de la factura (en este caso, la parte de impuestos). Si bien dicha carta sería "autorizada" a través de OMB y, por lo tanto, representaría los puntos de vista de toda la Administración, se trata formalmente como los puntos de vista del funcionario en particular que la envía. Por el contrario, SAP siempre representa formalmente las opiniones de toda la Administración, sobre toda la factura, y SAP habla de la esencia de toda la factura, no solo de una parte.
  • Los SAP enfatizan las principales prioridades políticas del presidente, pero también entran en niveles de detalle en los que un presidente casi nunca se involucraría directamente. La Administración a menudo utiliza un SAP para comunicar posiciones precisas o matizadas sobre cuestiones políticas complejas en un proyecto de ley.

Un SAP, especialmente uno largo y detallado sobre un gran proyecto de ley, puede ser el resultado de discusiones y debates entre altos funcionarios de 5 a 30 en la Casa Blanca, OMB y agencias del Gabinete. Por lo general, el personal de políticas de la OMB y la Casa Blanca hace el borrador inicial. El personal de Asuntos Legislativos de la OMB recibe comentarios de toda la Administración y desempeña un papel de intermediario honesto para resolverlos lo mejor que pueda. El personal del consejo de políticas de la Casa Blanca a veces ayuda en este proceso cuando las diferencias de opinión entre los funcionarios de la Administración son lo suficientemente importantes como para ser debatidas en el ala oeste. Este puede ser un proceso doloroso para los involucrados, porque la carta termina señalando no solo los puntos de vista sustantivos de la Administración, sino también lo que es importante y lo que no lo es. Los funcionarios individuales de la Administración pueden preocuparse solo por una parte de un proyecto de ley y, a menudo, argumentarán enérgicamente que sus puntos de vista sobre una parte de un proyecto de ley deben ser la máxima prioridad de la Administración en un SAP.

Los SAP están dirigidos al Congreso: los miembros y el personal directivo que redactan, debaten y votan los proyectos de ley. Por lo tanto, el lenguaje de un PAE está diseñado para aquellos que están íntimamente familiarizados tanto con las cuestiones sustantivas involucradas como con el proceso legislativo. Al igual que otras formas técnicas de comunicación, a veces puede parecerle extraño a un profano. Los miembros y el personal de Hill analizarán el idioma en un SAP con mucha precisión, y los redactores lo saben. Cuando está redactando un SAP, quiere ser preciso y contundente. No es realmente un artículo de promoción, sino más bien un rotundo "Aquí es donde nos encontramos con este proyecto de ley".

El personal de OMB publica los SAP por correo electrónico desde unos minutos hasta unos días antes de que un proyecto de ley llegue a la Cámara o al Senado. Poco tiempo después, los publican en una sección del sitio web de OMB. Si le importa mucho un proyecto de ley, debe leer los SAP en él, uno para cada piso de la Cámara y el Senado.

El Proyecto de la Presidencia Estadounidense en UCSB tiene una gran colección de todos los SAP que se remontan a 1997.

Un comentario estilístico: los SAP de la administración Obama tienden a ser un poco más mensajes que los nuestros en la administración Bush. Es más probable que un SAP de la Administración de Obama incluya texto que suene como los puntos de conversación de la Administración, además de la retroalimentación de política sustantiva detallada sobre el proyecto de ley.

El espectro de apoyo u oposición

Lo primero que debe buscar en un SAP es la oración principal (generalmente subrayada) que resume la posición de la Administración en la factura. Supongamos un proyecto de ley imaginario H.R.1234 y observemos el espectro de oraciones de resumen que puede encontrar en un SAP.

  1. La administracion apoya firmemente H.R. 1234.
  2. La administracion apoyos H.R. 1234.
  3. La administracion apoya el paso de H.R. 1234.
  4. (enumere cosas buenas y malas específicas en H.R.1234, pero no haga una declaración en el proyecto de ley en su totalidad)
  5. La administracion se opone H.R. 1234 [opcional: ... en su forma actual].
  6. La administracion se opone firmemente H.R. 1234 [opcional: ... en su forma actual].
  7. Si al Presidente se le presentara este proyecto de ley para su firma, Secretario _______ (o asesor de la Casa Blanca ________) recomendaría que lo vete.
  8. Si al Presidente se le presentara este proyecto de ley para su firma, el Los asesores superiores del presidente recomendarían lo veta.
  9. Si al Presidente se le presentara este proyecto de ley para su firma, él lo vetaría.
  10. Si al Presidente se le presenta este proyecto de ley para su firma, él lo vetará.
  11. (no en un SAP) Si esta factura llega a mi escritorio, Lo veto.

Si no puede encontrar esta oración, está en esa cuarta versión en la que no están tomando una posición general en el proyecto de ley. Esto significa que la Administración está en conflicto o por alguna otra razón no quiere tomar una posición resumida, positiva o negativa.

Observe el soporte ligeramente más débil en (3) en comparación con (2). En (2) la Administración apoya la esencia del proyecto de ley. En (3) la Administración no está entusiasmada con el contenido del proyecto de ley, pero espera poder mejorarlo más adelante en el proceso, por lo que "apoyan la aprobación" para mantener el proceso en movimiento.

En (5) y (6) puede debilitar la señal de oposición agregando "en su forma actual". Esto le está indicando al Congreso que "arregle las cosas que abordamos en otras partes de este SAP y no nos opondremos".

Tenga en cuenta también la adición de "fuertemente" entre (1) y (2), y entre (5) y (6). En la conversación diaria, la mayoría de la gente no pensaría que es una gran diferencia decir "Me opongo a X" versus "Me opongo firmemente a X". en el mundo de los SAP y las comunicaciones formales entre la Administración y el Congreso, esta diferencia importa. La Casa Blanca suele trabajar bastante duro para acabar con un proyecto de ley al que se opone firmemente.

Cómo veta el presidente un proyecto de ley

La Cámara y el Senado aprueban el mismo texto legislativo.

El secretario de la Cámara o el Senado (según en qué Cámara se originó el proyecto de ley) inscribe la factura y transmite al presidente. Un empleado de la oficina del secretario lleva el proyecto de ley a la Casa Blanca y se lo entrega al secretario ejecutivo del presidente. Por lo general, hacen esto en lotes.

El presidente tiene 10 días (excepto los domingos) para firmar el proyecto de ley o vetarlo:

  • Si lo firma, es ley.
  • Si lo devuelve a la cámara del Congreso que se lo envió con “su mensaje de desaprobación”, ha vetado el proyecto de ley.
  • Si no lo firma ni lo devuelve, pasados ​​10 días (excepto domingos) pasa a ser ley.

El presidente no escribe nada en el proyecto de ley a vetar. En cambio, envía un "mensaje de veto", que parece una carta, a la Cámara que originó el proyecto de ley. Firma el mensaje de veto, pero eso no es técnicamente requerido por la Constitución. El proyecto de ley es técnicamente vetado cuando regresa a la Cámara o al Senado. Y no hay sello de veto. Lamento decepcionarte.

El Congreso puede entonces intentar anular el veto del presidente. Para hacer esto, al menos dos tercios de la Cámara y dos tercios del Senado deben votar para anular el veto.

Por lo tanto, para sostener un veto, el presidente necesita más de un tercio del Senado o un tercio de la Cámara para seguir con él y votar en contra de anular el veto. Eso es 34 o más senadores o 146 o más miembros de la Cámara (145 o más hoy ya que hay tres vacantes en la Cámara en este momento).

Cómo se emiten las amenazas de veto

Las amenazas de veto se pueden emitir de varias formas diferentes:

  • el presidente puede hacer la amenaza públicamente, en cámara, en una declaración pública o en una carta al Congreso
  • un secretario del gabinete o un asistente superior de la Casa Blanca podría hacer una declaración pública o enviar una carta al Congreso
  • una amenaza de veto podría incluirse en una Declaración de Política de Administración.

Los dos primeros son algo ad hoc. La forma más común de amenaza de veto es una amenaza escrita en un SAP. Esto permite que el presidente y su equipo tengan un control preciso sobre el idioma de la amenaza.

Amenaza presidencial frente a amenaza de asesores senior frente a amenaza de asesor único

Si al presidente se le presentara este proyecto de ley para su firma, lo vetaría.

Dado que está hecho por el presidente, esta es una fuerte amenaza de veto. En mayo de 2008, el presidente Bush emitió una declaración escrita (no un SAP) sobre un mal proyecto de ley agrícola con la forma más sólida:

Si este proyecto de ley llega a mi escritorio, lo vetaré.

La diferencia entre estos dos es bastante pequeña, y la amenaza de veto presidencial sobre CCB fue un gran problema y una seria amenaza. Comparemos eso con la amenaza de veto en la versión del presidente Boehner del proyecto de ley de límite de deuda.

Si se presenta la S. 627 al presidente, los asesores superiores del presidente recomendarían que vete este proyecto de ley.

Asesores senior es un término técnico que se utiliza para significar "todos los funcionarios relevantes del gabinete y los ayudantes de alto nivel de la Casa Blanca". Una recomendación del presidente asesores senior se supone que es una recomendación de consenso y, por lo tanto, es más fuerte que una recomendación de cualquier secretario del gabinete o asistente de la Casa Blanca en particular. Los presidentes rara vez toman un camino diferente al recomendado por consenso de sus asesores superiores. Cuando lo hace, surge una gran pregunta sobre por qué estas personas lo están aconsejando si ignora los consejos de todos de ellos.

Por lo tanto, la amenaza de veto de un asesor senior en un SAP es más fuerte que, por ejemplo, la siguiente amenaza de un solo asesor presidencial:

Si H.R. XXX se presenta al presidente, el secretario YYY recomendaría que vete este proyecto de ley.

La amenaza de veto de un asesor senior es un asunto muy importante y una amenaza seria.

En la Casa Blanca de Bush casi nunca emitimos amenazas de veto en su forma presidencial. Tratamos una amenaza de veto de asesores senior como si fuera una amenaza de veto presidencial, solo una con una redacción degradada. Eliminamos todas las amenazas de veto de los asesores superiores con el presidente, y nunca emitimos una sin su aprobación.

Eso permitió al presidente guardar el lenguaje de amenaza de veto presidencial para aquellos casos en los que quería enviar una señal negativa extra fuerte al Congreso.

Espero que este post te haya sido de ayuda. Ahora puede aplicar su nuevo conocimiento a la situación actual aquí: Los asesores principales vetan la amenaza del proyecto de ley Boehner.


Se espera que Trump amenace con vetar la ley agrícola sin requisitos laborales más estrictos

El presidente del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, Mike Conaway (R., Texas), anunció el nuevo proyecto de ley agrícola en Washington en abril. Se espera que el presidente Donald Trump diga que apoyará un proyecto de ley agrícola siempre que incluya requisitos laborales más estrictos para el programa de cupones para alimentos, SNAP.

Kristina Peterson

Louise Radnofsky

WASHINGTON - Se espera que el presidente Donald Trump les diga a los legisladores de alto nivel esta semana que vetará el proyecto de ley agrícola si no incluye requisitos laborales más estrictos para las personas que reciben cupones de alimentos, según dos personas familiarizadas con sus deliberaciones.

Esa postura intensificaría la lucha en torno a los requisitos laborales, el elemento más controvertido del proyecto de ley, e iniciaría un nuevo debate sobre el gasto en programas de redes de seguridad federales antes de las elecciones de mitad de período de noviembre.

Se espera que Trump le diga al presidente del Comité de Agricultura de la Cámara de Representantes, Mike Conaway (R., Texas), y al presidente del Comité de Agricultura del Senado, Pat Roberts (R., Kansas), en una reunión el jueves en la Casa Blanca, que apoyará un proyecto de ley agrícola siempre que incluye requisitos laborales más estrictos para el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, o SNAP, que utilizan alrededor de 43 millones de estadounidenses.

Marc Short, director de asuntos legislativos de la Casa Blanca, dijo que Trump apoya reforzar los requisitos laborales, pero que era prematuro discutir las amenazas de veto.

"Esa es una prioridad y es algo que alentará, pero vetar las amenazas, [es] demasiado pronto", dijo Short el miércoles.


Contenido

Una versión de esta legislación, la Ley de Agricultura, Nutrición y Bioenergía de 2007, fue aprobada por la Cámara de Representantes de los Estados Unidos el 27 de julio de 2007. A pesar de la oposición de algunos senadores, incluida una propuesta de enmienda fallida del senador Richard Lugar y una amenaza de veto por el presidente Bush, la versión del Senado del proyecto de ley, llamada Ley de Seguridad Alimentaria y Energética, fue aprobada por el Comité de Agricultura del Senado el 25 de octubre de 2007, y más tarde por el pleno del Senado el 14 de diciembre. [3] [4] A finales En abril de 2008, los negociadores del Congreso finalmente llegaron a un acuerdo para reconciliar los proyectos de ley de la Cámara y el Senado. El acuerdo aumentó el gasto en cupones de alimentos y otros programas de alimentos, mientras que en su mayoría mantuvo los subsidios agrícolas actuales, a pesar de las ganancias agrícolas récord. [5]

El 15 de mayo, la Cámara y el Senado aprobaron el proyecto de ley, pero el presidente Bush emitió un veto el 21 de mayo. La Cámara votó para anular el veto del presidente poco después, y con los márgenes por los que se aprobó el proyecto de ley, también se produjo una anulación del Senado. el Congreso anuló el veto del presidente y aprobó el proyecto de ley (Pub.L. 110-234 (texto) (pdf), HR 2419, 122 Stat. 923, promulgado el 22 de mayo de 2008). [6] [7] Sin embargo, la anulación del veto fue discutible, ya que una sección de 34 páginas del proyecto de ley se omitió en la versión enviada a la Casa Blanca. En efecto, el presidente vetó un proyecto de ley que el Congreso nunca consideró. El proyecto de ley tuvo que ser aprobado nuevamente por el Congreso. [8]

La Cámara aprobó nuevamente el Proyecto de Ley Agrícola el 22 de mayo y el Senado poco después. El presidente Bush volvió a vetar la medida, pero este veto fue anulado en ambas Cámaras el 18 de junio, por lo que la Ley Agrícola en su totalidad se convirtió en ley. [9] Una situación similar ocurrió en 2005 con la Ley de Reducción del Déficit, donde en el proceso de inscripción se cometieron ciertos errores al cambiar el texto del proyecto de ley. En ese caso, el proyecto de ley se consideró ley incluso con los errores, ya que el presidente de la Cámara y el presidente interino del Senado atestiguaron que el lenguaje enviado al presidente fue efectivamente el texto aprobado por el Congreso. [ cita necesaria ] .

El proyecto de ley originalmente causó controversia porque se renunció a la regla de "pago por uso" (Cláusula 10 de la Regla XXI de las Reglas de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos). Esa regla prohíbe la consideración de proyectos de ley que aumenten el déficit ya sea en un período de seis años o en un período de once años. El proyecto de ley en sí no causó tal aumento si se usaba una "línea de base", que es una estimación de los niveles futuros de ingresos y gastos del gobierno de los EE. UU., Que se emitió en 2007. Una línea de base más reciente, emitida en 2008, mostró un gran aumento en el déficit durante los períodos de tiempo aplicables. Si bien se renuncia a otras cuestiones de orden en determinadas circunstancias, rara vez se ignora la cuestión de pago. [ cita necesaria ]

Con respecto a la regulación agrícola, esta Ley se enfocó en ajustar los niveles de pago y los requisitos de elegibilidad, al tiempo que presentaba un nuevo programa de Elección de Ingresos Promedio de Cultivos. Junto con esto, se introdujo un programa permanente de asistencia por desastre con ajustes al programa de seguro de cosechas. Varios títulos nuevos se enfocaron en cultivos hortícolas, agricultura orgánica, ganadería y aves de corral. Además, se aumentan los fondos y se instituyen más programas para apoyar a los productores que están alternando con la agricultura orgánica. Se implementaron algunas reglas nuevas dentro de la Ley para gobernar los contratos de producción de cerdos y aves de corral y también la seguridad con respecto a los alimentos vegetales de aves de corral. [10]

En cuanto a la conservación, se implementaron trabajos de conservación de la tierra y mejores prácticas ambientales. Una expansión del Programa de Seguridad de la Conservación da lugar al nuevo Programa de Administración de la Conservación, que es un programa voluntario que influye en los productores para que aborden las preocupaciones sobre los recursos. Esto implicó mejorar, mantener y gestionar las prácticas de conservación que ya existen y también participar en actividades adicionales. [11] Los mismos cambios se aplican al título de energía de la Ley, que también amplió el desarrollo de fuentes de energía de base biológica junto con otras fuentes renovables. También se introdujeron disposiciones fiscales sobre biocombustibles como el etanol. [12]

La Ley aceleró la comercialización de biocombustibles avanzados, incluido el etanol celulósico, fomentó la producción de cultivos de biomasa y amplió el actual Programa de Energía Renovable y Eficiencia Energética.

El 29 de abril de 2008, la Ley Agrícola contenía tres componentes principales:

  • El programa de elección de ingresos medios de cultivos (ACRE) que permitirá a los agricultores elegir una protección basada en los ingresos y orientada al mercado en lugar de pagos de subsidios basados ​​en precios objetivo establecidos políticamente.
  • $ 4 mil millones sobre la financiación de referencia para programas de conservación y tierras de trabajo
  • Financiamiento para programas de alimentos locales como el Programa de Promoción del Mercado de Agricultores, las subvenciones del Proyecto de Alimentos Comunitarios y los programas del Centro de Desarrollo de Empresas de Alimentos Saludables. [13]
  • Este proyecto de ley incluía una disposición de una sola línea (Sec. 14219. Eliminación del estatuto de limitaciones aplicable al cobro de deudas por compensación administrativa) que ya se implementó para cobrar la deuda tributaria de los abuelos. [14]

Secciones principales Editar

La sección 9003 de la Ley de Alimentos, Conservación y Energía de 2008 preveía subvenciones que cubrían hasta el 30% del costo de desarrollo y construcción de biorrefinerías a escala de demostración para producir "biocombustibles avanzados", que básicamente incluye todos los combustibles que no se producen a partir de maíz. almidón de grano. También permite garantías de préstamos de hasta $ 250 millones para la construcción de biorrefinerías a escala comercial para producir biocombustibles avanzados. El proyecto de ley financia el programa de biorrefinería mediante la extracción de $ 75 millones en fondos de la Commodity Credit Corporation (CCC) para el año fiscal (FY) 2009, aumentando a $ 245 millones para el FY 2010. También autoriza $ 150 millones por año en fondos discrecionales para el programa.

La sección 15321 del proyecto de ley estableció un nuevo crédito fiscal para los productores de biocombustibles celulósicos, es decir, biocombustibles producidos a partir de madera, pastos o partes no comestibles de plantas. El nuevo crédito de productor de biocombustible celulósico se establece en $ 1.01 por galón y se aplica solo al combustible producido y utilizado como combustible en los Estados Unidos. Además, la Sección 9005 del proyecto de ley proporcionó $ 55 millones en fondos de la CCC en el año fiscal 2009 para apoyar la producción avanzada de biocombustibles, aumentando a $ 105 millones para el año fiscal 2012. También autoriza hasta $ 25 millones por año en fondos discrecionales.

Las medidas más orientadas a los cultivos incluyen la Sección 9010 del proyecto de ley, que permitió a la CCC comprar azúcar a productores estadounidenses y venderla a productores de bioenergía, y la Sección 9011, que crea el Programa de Asistencia para Cultivos de Biomasa para apoyar el establecimiento y producción de cultivos de biomasa. .

La sección 9007 del proyecto de ley cambia el nombre del Programa de Energía Renovable y Eficiencia Energética actual del Departamento de Agricultura de los EE. UU. Como el "Programa de Energía Rural para América", que proporciona $ 55 millones en fondos de la CCC para el año fiscal 2009, aumentando a $ 70 millones para los años fiscales 2011 y 2012, al tiempo que autoriza otros $ 25 millones en fondos discrecionales. El programa otorgará subvenciones de hasta el 25% del costo de los sistemas de energía renovable y mejoras de la eficiencia energética para los productores agrícolas y las pequeñas empresas rurales, así como garantías para préstamos de hasta $ 25 millones.

La sección 9009 del proyecto de ley crea una nueva "Iniciativa de autosuficiencia energética rural", que apoyará los esfuerzos para desarrollar sistemas de energía renovable en toda la comunidad. El proyecto de ley no proporciona fondos firmes para la iniciativa, pero autoriza hasta $ 5 millones por año en fondos discrecionales.

La sección 9013 también autoriza hasta $ 5 millones por año para respaldar los sistemas de energía alimentados con madera en toda la comunidad.

El USDA anunció el 27 de agosto de 2008 que 639 granjas y negocios rurales en 43 estados y las Islas Vírgenes habían sido seleccionados para recibir $ 35 millones en subvenciones y garantías de préstamos para sistemas de energía renovable y mejoras de eficiencia energética. Si bien muchos de los premios generalmente se destinan a secadores de granos con mayor eficiencia energética, el USDA señala que una granja en Iowa utilizará su subvención para reemplazar un sistema de calefacción de propano con un sistema de calefacción geotérmica, mientras que una empresa en Louisiana comprará electricidad de bajo consumo. motores para pozo de riego. [15]

El 16 de enero de 2009, el USDA también anunció la primera garantía de préstamo para una planta de etanol celulósico a escala comercial. [dieciséis]

La Sección 9003 permitió a la oficina de Desarrollo Rural del USDA aprobar este préstamo de $ 80 millones a Range Fuels Inc. [16] Range Fuels produce biocombustibles bajos en carbono a partir de cualquier biomasa. [17] El préstamo de 80 millones de dólares se dedica a la construcción de una instalación que producirá etanol celulósico a partir de astillas de madera. En 2010, se espera que la planta alcance un nivel de producción de 20 millones de galones de etanol por año. Otros beneficios de la planta incluyen un estimado de 63 puestos de trabajo que se crearán para construir y operar la instalación. [dieciséis]

Las subvenciones y préstamos fueron otorgados a través del Programa de Mejoras de Eficiencia Energética y Sistemas de Energía Renovable de la oficina de Desarrollo Rural del USDA. El programa fue creado por la Sección 9006 de la Ley Agrícola de 2002 y se expandió bajo la Ley Agrícola de 2008. [15]

Algunos programas de fuentes de energía renovable bajo la ley incluyeron:

  • Programa de asistencia de biorrefinería: este programa ayudó a quienes buscaban ayuda en el desarrollo y la construcción de su biorrefinería.
  • Asistencia de repotenciación: USDA proporcionó $ 35 millones en fondos para ayudar a las biorrefinerías a transferirse a fuentes de energía alternativas para calentar y alimentar sus instalaciones.
  • Programa de bioenergía para biocombustibles avanzados: este programa otorgó pagos a los productores agrícolas por el uso de biocombustibles avanzados que incluían combustibles obtenidos a partir de biomasa renovable. Se entregaron al programa alrededor de $ 300 millones en fondos.
  • Programa de educación sobre biodiesel: $ 1 millón anual se distribuyó a este programa para concienciar a los propietarios de flotas de los beneficios del biodiesel. Investigación y Desarrollo: Se asignaron $ 118 millones a esta área y se trabajaron principalmente en beneficio de universidades, laboratorios y agencias de investigación.
  • Iniciativa de Autosuficiencia Energética Rural: El objetivo de este programa era informar a una comunidad sobre su uso de energía proporcionando evaluaciones de la ubicación y un análisis de dónde era posible ahorrar. $ 5 millones anuales estaban disponibles para este programa.
  • Programa de asistencia a cultivos de biomasa: el gobierno emitió fondos para hasta el 75% del costo de la investigación para producir cultivos para la conversión de bioenergía.
  • Programa de biomasa forestal para energía: este programa se centró en lograr que la gente usara biomasa forestal para obtener energía y asignó $ 15 millones anuales a la causa.

Los Programas de Alimentos y Nutrición comprenden aproximadamente el 80% del presupuesto total de la Ley de Alimentos, Conservación y Energía de 2008. [19] El proyecto de ley apoya en gran medida las mejoras en la nutrición alimentaria nacional y la asistencia para familias de bajos ingresos. This area provides for the Supplemental Nutrition Assistance Program (SNAP), Emergency Food Assistance Program, as well as the free fresh fruit and vegetable snack program which is meant to help schools with students in need. Also, the act provides help for organizations such as food banks and soup kitchens. Promoting savings is another provision of the act by improving resources limits and no longer counting tax-preferred retirement accounts and education accounts toward the limit of resources. The purchasing power of SNAP is also going to stop losing value each year under the act and the rules of SNAP will fully account for annual inflation. [20]

The bill also increased funding, with the program being available in 35 elementary schools in each state. It allows more schools to be added in proportion to the student population of each state and schools are selected based on free and reduced lunch percentage. The program no longer permits nuts but rather looks to fresh fruits and vegetables instead. [21] With the extra nutrition title funding, it appropriates $4 million to establish a pilot program in many different schools in several states. This will provide whole grain products to participating school nutrition programs. $50 million a year is distributed to provide schools with fresh fruits and vegetables with the help of the Farm Bill while $3 million is used to conduct surveys about the school nutrition to examine what exactly the students eat. [21]

Reports from the United Nations and the World Trade Organization (WTO) in 2007 criticized the United States and other developed nations for their continued farm trade subsidies. [22] Such subsidies, according to the reports, prevent fair competition from developing nations. [23] Because of its continued refusal to conform to WTO guidelines, the United States was the target of up to $4 billion of potential trade sanctions by Brazil. [24]

President George W. Bush also expressed opposition to the bill, and vetoed it because of its high cost and negative impact on poorer farmers his veto threat enabled numerous Republican congressmen to attach pork to it, making the bill more expensive than it would have been otherwise, since Democratic leaders needed Republican votes to override the veto. [25] Bush claimed that it was too generous for already wealthy farmers who did not truly need the extra financial assistance. [26] Others argued that the bill should include more subsidies for renewable energy. In negotiations between Congressional legislators and the White House, President Bush indicated that the cap on payments to anyone making over $750,000 per year was still too high, and that if the cap were lowered to anyone making over $200,000, he would support the bill. [27]

Food experts, international aid groups, and the White House suggested that the bill did not focus enough on the globally growing food crisis around the world. Some of the money could have been used to feed poor children who were suffering in other countries but instead farmers in the United States, whom the bill was supposedly designed to assist, were largely flourishing. Only about one percent of the bill's total cost was sent abroad to provide a relatively small amount of food relief to those in need. International aid groups criticized farm bills in the United States for ignoring poor farmers in developing countries by causing them to compete with wealthy, taxpaying American farmers. Billions of dollars in subsidies were distributed to these farmers no matter how much they grow, the groups said, and lawmakers failed to help the people in need. [28]

A major factor and controversial issue involved in the act included the amount of payments the farmers were receiving. Many people who qualified to receive funding were taking advantage of this opportunity by taking steps to substantially increase the funds they were gaining. This included getting access to more land thus leading to more government funds or even using a spouse to potentially be eligible for more payments. Spouses were automatically credited for being married to an actively engaged farmer which allowed for more benefits. So in order to prevent this, certain laws were enacted within the act that reduced this problem so that large operations would be less likely to try and game the system and collect high amounts of direct payments. [29]

One of the limits that was imposed under the Farm Bill's laws was that farms are not eligible if non-farm income exceeds $500,000 or if gross farm income is over $750,000 over a three-year period. Direct and Counter-Cyclical Program limits are the same as what they were in the 2002 Farm Bill. Payments are limited to $40,000 for Direct Payments and for Counter-Cyclical Payments to $65,000 per entity. Also, a limit of $65,000 per individual is placed under ACRE payments. The only real requirement for being able to receive these program payments is to be actively engaged in farming, contributing capital, land, or machinery, and providing labor/management. [30]

The bill created the National Institute of Food and Agriculture (NIFA) which consolidated federal sector agricultural research. In addition the bill mandated:


Fuentes

Food, Conservation and Energy Act of 2008. Pub. L. 110-234. 22 May 2008.

"Department of Justice and USDA Announce Historic Settlement in Lawsuit by Black Farmers Claiming Discrimination by USDA." Press release. Department of Justice. 18 Feb 2010.

"Status of the Implementation of the Pigford contra Glickman Settlement." Transcript. Subcommittee on the Constitution of the House Judiciary Committee. 28 Sep 2008.

U.S. House. "H.R. 5575, A Bill to Provide a Mechanism for the Determination on the Merits of the Claims of Claimants who Met the Class Criteria in a Civil Action Relating to Racial Discrimination by the Department of Agriculture …" (as introduced 9 Jun 2006.)

U.S. House. "H.R. 3073, A Bill to Provide a Mechanism for the Determination on the Merits of the Claims of Claimants who Met the Class Criteria in a Civil Action Relating to Racial Discrimination by the Department of Agriculture …" (as introduced 18 Jul 2007.)

U.S. Senate. "S. 3976, A Bill to Provide a Mechanism for the Determination on the Merits of the Claims of Claimants who Met the Class Criteria in a Civil Action Relating to Racial Discrimination by the Department of Agriculture …" (as introduced 28 Sep 2006.)

U.S. Senate. "S. 515, A Bill to Provide a Mechanism for the Determination on the Merits of the Claims of Claimants who Met the Class Criteria in a Civil Action Relating to Racial Discrimination by the Department of Agriculture …" (as introduced 7 Feb 2007.)

U.S. Senate. "S. 1989, A Bill to Provide a Mechanism for the Determination on the Merits of the Claims of Claimants who Met the Class Criteria in a Civil Action Relating to Racial Discrimination by the Department of Agriculture …" (as introduced 3 Aug 2007.)

U.S. Senate. H.R. 2419, roll call vote #434. 14 Dec 2007.

U.S. Senate. H.R. 2419, roll call vote #130. 15 May 2008.

U.S. Senate. H.R. 2419, roll call vote #140. 22 May 2008.

Claims Resolution Act of 2009. Pub. L. 111-291. 8 Dec 2010.

"Statement by the President on House Passage of the Claims Settlement Act of 2010." Press release. White House. 30 Nov 2010.

"Claims Resolution Act of 2010." Press release. Sen. Jeff Bingaman. 19 Nov 2010.

U.S. House. H.R. 4783, roll call vote #584. 30 Nov 2010.

Informational Website for In re Black Farmers Discrimination Litigation. "What Comes Next?" Undated, accessed 28 Apr 2011.

In re Black Farmers Discrimination Litigation. No. 08-mc-0511. Case management order No. 1. 15 Dec 2008.

"Obama administration continues naming state directors for rural development." Press release. Department of Agriculture. 30 Jul 2009.

Q: Can employers, colleges and universities require COVID-19 vaccinations?


Bush vetoes Democrats’ Iraq war bill

President Bush vetoed a Democratic war spending bill Tuesday that would have compelled him to withdraw U.S. troops from Iraq, a move that came exactly four years after he triumphantly landed on an aircraft carrier to announce the end of “major combat operations.”

“Setting a deadline for withdrawal is setting a date for failure, and that would be irresponsible,” Bush said.

On a day rich with symbolism, the president fulfilled his veto threat in the White House’s main hall, hours after the House and Senate majority leaders sent Bush the legislation after a rare signing ceremony of their own.

Democrats condemned Bush’s action and accused him of misrepresenting their legislation.

“If the president thinks by vetoing this bill he’ll stop us from working to change the direction of the war in Iraq, he is mistaken,” said Senate Majority Leader Harry Reid (D-Nev.).

The veto -- the second of Bush’s presidency and the first since Democrats assumed power in January -- closed one chapter in the showdown between Congress and the president over the future of the war. And it opened another as Democrats and Republicans on Capitol Hill scrambled to chart their next moves.

Democratic leaders are weighing a new spending bill that would remove the timelines Bush has complained about but retain a series of benchmarks designed to pressure the Iraqi government to take steps to reduce sectarian strife.

The $124-billion measure to fund the wars in Iraq and Afghanistan would have required Bush to begin withdrawing troops no later than Oct. 1, with a goal of completing the pullout by March.

Republicans -- uneasy with their president but opposed to a withdrawal plan -- appear increasingly willing to back some form of benchmarks, although party leaders would not discuss specifics. GOP lawmakers in the past have balked at any benchmarks that would include deadlines or consequences for missing them.

The fourth anniversary of one of the most theatrical moments of the Bush presidency was dominated by a battle for control of imagery between the president and his congressional adversaries.

Bush left Washington in the morning on Air Force One to spend the day at the military’s Central Command in Tampa, Fla., the nerve center of U.S. operations in Iraq, Afghanistan and the Middle East.

White House officials said the trip had no connection to the anniversary of Bush’s 2003 speech, which he delivered on the deck of the Abraham Lincoln off San Diego -- in front of sailors and pilots and an enormous, now infamous, banner proclaiming “Mission Accomplished.”

At that time, 139 Americans had died in Iraq and two-thirds of Americans approved of the president’s job performance. Since then, 3,213 more service members have died in Iraq and only a third of the public thinks Bush is doing a good job.

White House spokeswoman Dana Perino testily reminded reporters that the president never actually said “mission accomplished.”

“That speech has been widely misconstrued,” she said.

But on a day when a steady stream of congressional Democrats took to lecterns on the House and Senate floors to ridicule the speech, Bush’s schedule seemed designed to showcase his role as commander in chief.

After landing at MacDill Air Force Base in Tampa, the president received a briefing from top commanders. He delivered remarks to representatives of countries who have forces in Iraq. And he held private meetings with families of military personnel killed in the war.

“Failure in Iraq should be unacceptable to the civilized world,” Bush told the allied military officers, linking the “war on terrorism” to the 20th century fights against fascism and communism.

Al Qaeda terrorists “murder the innocent to advance a focused and clear ideology,” he said. “They seek to establish a radical Islamic caliphate so they can impose a brutal new order on unwilling people, much as Nazis and communists sought to do in the last century.”

Bush acknowledged that sectarian violence between Sunni and Shiite Muslims had forced the United States to increase troop levels in Iraq. But he said gains in the region were evident, citing successes in breaking up terrorist networks. And he expressed optimism that the turmoil would give way to historic progress.

“I believe that one day future generations will look back at this time . and they will be awed by what our coalition has helped to build,” Bush said.

While Bush was casting himself in a Churchillian role in his Florida appearance, his congressional opponents staged their own theater in Washington.

House Speaker Nancy Pelosi (D-San Francisco) and Reid called television cameras to one of Pelosi’s ornate rooms in the Capitol for a ceremony to officially complete action on the spending bill passed by the House and Senate last week, an event that usually goes unheralded.

“Mindful of our responsibility to the Constitution and to the American people, I am pleased to join in signing this Iraq legislation, which is so important to our national security,” Pelosi said, an arrangement of American flags as her backdrop.

She dismissed suggestions that Democrats had timed the unusual event to coincide with the four-year anniversary of Bush’s speech.

“This is the first day that I could sign the bill,” Pelosi said, explaining that she had been in Los Angeles on Monday for the funeral of Rep. Juanita Millender-McDonald (D-Carson).

House Republican leaders scoffed at the event.

“We want to move beyond the political theater,” Minority Whip Roy Blunt of Missouri said during the GOP’s own event on a terrace outside a Capitol office building, where they struggled to be heard over the whine of a construction crane.

But the president was able to lay claim to the last act Tuesday.

An hour after he returned from Florida, Bush called television cameras to the White House.

Flanked by an American and presidential flag with the Jefferson Memorial visible through a window, he again accused Democrats of playing politics with vital funding for troops.

Bush has used his veto power just once before, when he blocked a bill last year that would have expanded federal support for embryonic stem cell research.

The House is expected today to try to override the president’s veto, but Democrats concede they will fall far short of the two-thirds necessary.

Democratic congressional leaders also are scheduled to meet this afternoon with Bush to begin negotiations on a new version of the war spending bill.

Levey reported from Washington and Reynolds from Tampa.

Before his showdown with Congress on the Iraq war spending bill, President Bush had issued just one veto, on a measure to lift restrictions on federal money for embryonic stem cell research. A look at the vetoes of other presidents over the last eight decades:


Modern House Plans, Floor Plans & Designs

Modern home plans present rectangular exteriors, flat or slanted roof-lines, and super straight lines. Large expanses of glass (windows, doors, etc) often appear in modern house plans and help to aid in energy efficiency as well as indoor/outdoor flow. These clean, ornamentation-free house plans often sport a monochromatic color scheme and stand in stark contrast to a more traditional design, like a red brick colonial. While some people might tilt their head in confusion at the sight of a modern house floor plan, others can't get enough of them. It's all about personal taste. Note that modern home designs are not synonymous with contemporary house plans. Modern house plans proudly present modern architecture, as has already been described. Contemporary house plans, on the other hand, typically present a mixture of architecture that's popular today. For instance, a contemporary house plan might feature a woodsy Craftsman exterior, a modern open layout, and rich outdoor living space. If contemporary house plans sound more up your alley, have no fear. Our contemporary collection can be found under the STYLES heading in the top navigation bar. On the other hand, if modern architecture floats your boat, stay right here and explore some cool modern house plans!


5. How does the farm bill process work?

There are four main phases of the farm bill process, from drafting the new legislation to putting the programs into effect on the ground. Here’s how it works:

REAUTHORIZATION

First: The Reauthorization phase, in which a new farm bill is written and passed into law approximately every five years.

  • HEARINGS
    Legislatively, it all begins with hearings (in Washington, DC and across the country) – these are listening sessions where members of Congress take input from the public about what they want to see in a new bill.
  • AGRICULTURAL COMMITTEES
    House and Senate Agriculture Committees each draft, debate, “mark up” (amend and change), and eventually pass a bill the two committees work on separate bills that can have substantial differences.
  • FULL CONGRESS / “THE FLOOR”
    Each committee bill goes next to “the floor” – the full House of Representatives or Senate. Each bill is debated, amended, and voted on again by its respective body (House or Senate).
  • CONFERENCE COMMITTEE
    After both the full House and Senate have passed a farm bill – which can take a while, and may require a bill being sent back to committee for more work before passage! – the two bills (House and Senate) go to a smaller group of Senators and Representatives called a “conference committee,” which combines the two separate bills into one compromise package. Conferees are typically chosen mostly from House and Senate Agriculture Committee members.
  • FULL CONGRESS / “THE FLOOR”
    The combined version of the conference committee’s farm bill then goes back to the House and Senate floors to be debated – and potentially passed.
  • LAST STEP: THE WHITE HOUSE
    Once the House and Senate approve a final farm bill, the bill goes to the President, who can veto it (and send it back to Congress) or sign it into law!

APPROPRIATIONS

Once the farm bill is signed into law, it’s time for the Appropriations phase: setting money aside in the yearly federal budget to fund the programs in the farm bill. Rather than a calendar year, the federal government operates on a fiscal year from October 1st to September 30th.

Some farm bill programs – called entitlements – are written in such a way that their funding is guaranteed with ‘mandatory money’ that will automatically support the program every year. An example of an entitlement program is the Supplemental Nutrition Access Program (SNAP). Other programs are authorized but funded through discretionary spending – meaning agriculture appropriators must decide each year how much funding (if any) to award a program. Because of budgetary constraints, not every program can be structured as an entitlement and generally it is much easier to include new programs in the farm bill if they are subject to appropriations.

Though the farm bill expires and is reauthorized every 5 years or so, the appropriations process takes place each year. The farm bill includes language that authorizes programs and sets the maximum funding levels for each program for the years covered by the farm bill. However, authorized funding isn’t the same as appropriated funding and appropriators may choose to provide funding well below the maximum amount that was authorized. The Sustainable Agriculture Research and Education (SARE) Program, for example, has been authorized at $60 million per year since it was first introduced in 1985, but has not yet been funded above $37 million per year.

1. First, the president’s budget proposing how funding should be allocated to various federal programs is sent to Congress for their consideration. The House and Senate budget committees then draft and negotiate a concurrent budget resolution. The concurrent budget resolution provides appropriations committees with a framework for making funding decisions and sets a ceiling on how much funding is available to the appropriations committees for determining which programs receive discretionary funding.

2. Next, the process moves to the House and Senate Appropriations Committees, responsible for determining program-by-program funding levels across all areas of the US Government. Oftentimes, appropriators use the President’s budget as a starting point for negotiations and decisions, but very rarely do they simply accept the president’s recommendations.

3. Within the House and Senate Appropriations Committees are Agricultural Appropriations Subcommittees – the people responsible for designating farm, food, and rural development program funding. The Subcommittees get input for their funding decisions in a few ways:

  • by holding public hearings and inviting testimony from experts and agencies
  • by requesting and considering funding requests from all legislators and staff (both on and off committee)
  • And by meeting with constituents and advocates of programs to discuss funding priorities

4. From this input, the subcommittee staff puts together a proposed agriculture appropriations bill that the subcommittee will review and make changes (aka amendments), and approve the bill through a process called “markup”. Once passed by the subcommittee, these bills are submitted to the full Appropriations Committees, where they go through another round of review and changes – “full committee markup”.

5. Once a bill has been marked up by the full Appropriations Committee, following subcommittee markup, the bill is brought to the full floor of the respected chamber of Congress for consideration. During the full floor passage, members of Congress can also make further changes to the bill, via amendments, prior to final passage.

6. Much like with the farm bill, differences in House and Senate appropriations bills get sorted out via a small group of legislators called the conference committee. Legislators have until the end of the fiscal year (11:59 pm September 30th) to reconcile their chamber’s respective bills, write a single compromise bill, and pass it on the full floor of both the House and the Senate. After Congressional passage, the bill is sent to the White House and is signed into law by the President. Because the appropriations process is such a contentious process, this deadline is not often met, and lawmakers must then pass a “continuing resolution”, which maintains existing funding levels from the previous fiscal year so as to prevent a government shutdown.

RULEMAKING

Happening concurrently with the annual appropriations process is rulemaking. After Congress passes a farm bill, the U.S. Department of Agriculture (USDA) is responsible for writing the actual rules for how these programs will be implemented on the ground. This phase is called Administration (or Rulemaking).

Wins for sustainable agriculture in the farm bill require vigilant attention during this phase to ensure the rules implement programs in a way that reflects the intent of Congress – and of the farmers and advocates who helped shape the bill!

  • Advocates and experts check in with agency staff at USDA, track the status of particular programs, and share their input.
  • Grassroots individuals have a major role to play during this stage, by commenting on USDA’s proposed rules for farm bill programs.
  • Proposed agency rules are published in the Federal Register and are usually open for public comment from 30-90 days. When rules are posted, NSAC and its member groups will provide example comments that grassroots individuals can use in formulating their own responses.

OUTREACH AND EVALUATION

And always, when program funding is appropriated and rules are set in place for implementation, it’s time for outreach and evaluation!

Here is the true test of program success: do farmers, ranchers, and grassroots organizations use the program? Does the program accomplish its goals and reach the people it is meant to reach on the ground? Is it having an impact?

At this phase, grassroots organizations and USDA both promote funding opportunities, requests for grant proposals, and sign-ups for programs. Spreading the word is important to make sure everyone hears about programs and can access the information needed to participate.

And following up on the successes and challenges of specific farm bill programs is another key step in improving our food and farming system. By sharing evaluation and feedback on farm bill programs, farmers and constituents give lawmakers and agencies the information they need to fix any problems in the bill, and to work towards building a better farm bill for everyone.


Ver el vídeo: La Casa Blanca acusa a Trump de mantener vínculos financieros con Rusia y RT (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Diondray

    Sí, ahora está claro...De lo contrario, realmente no entendí de inmediato dónde está la conexión con el título en sí ...

  2. Deshawn

    ¿No me das el minuto?

  3. Adiran

    ¿Qué no puedes confundir?

  4. Kamden

    Voluntariamente acepto.

  5. Shu

    ¿No eres el experto, por casualidad?

  6. Daktilar

    Puedo buscar la referencia a un sitio en el que hay muchos artículos sobre esta cuestión.



Escribe un mensaje